LA CARNE ROJA O PROCESADA ELEVA EL RIESGO DE MORTALIDAD POR CUALQUIER CAUSA

El descenso en el consumo de carne roja evitaría el 11% de las muertes en varones y el 16% en mujeres.

carneroja

Los individuos que comen más carne roja y carne procesada parecen tener un mayor riesgo de mortalidad por cualquier causa y por cáncer o enfermedad cardiaca, según concluye un estudio del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) en Rockville (Estados Unidos) publicado en el último número de la revista Archives of Internal Medicine. En contraste, un mayor consumo de carnes blancas parece estar asociado con un menor riesgo general de muerte y muerte por cáncer.
Los investigadores, dirigidos por el Dr. Rashmi Sinha, evaluaron la asociación entre consumo de carne y riesgo de mortalidad entre más de 500.000 individuos incluidos en las bases de datos de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) estadounidenses.
Los participantes, que tenían entre 50 y 71 años en 1995, año de inicio del estudio, proporcionaron información demográfica y completaron un cuestionario de frecuencia alimentaria para estimar su consumo de carnes blancas, rojas y procesadas. Después fueron sometidos a seguimiento durante 10 años a través de los ficheros nacionales de la seguridad social y de mortalidad.
Durante el seguimiento fallecieron 47.976 hombres y 23.276 mujeres. El segmento que comprendía la quinta parte de los hombres y las mujeres que comían la mayor cantidad de carnes rojas, una media de 62,5 gramos por 1.000 calorías al día, tuvieron un mayor riesgo de mortalidad general, mortalidad por enfermedad cardiaca y por cáncer que el quinto del grupo que comía menos carne roja, con una media de 9,8 gramos por 1.000 calorías al día.
Lo mismo sucedía al comparar los dos grupos que comían la mayor cantidad de carne procesada frente a los que comían la menor cantidad, unos 22,6 gramos frente a 1,6 gramos por 1.000 calorías al día.
 
Carnes blancas
 
En cuanto a las carnes blancas, los que comían las mayores cantidades tenía un riesgo significativamente menor de mortalidad general, por cáncer y otras causas que los que tomaban menores cantidades.
De forma global, el 11% de las muertes en hombres y el 16% en mujeres podrían evitarse si se disminuyera el consumo de carne roja a los niveles más bajos. El impacto de la mortalidad por enfermedad cardiovascular era un 11% menor en varones y un 21% inferior en mujeres si el consumo de carne roja disminuía hasta los niveles de consumo más bajos.
Según los autores, en el caso de las mujeres la alimentación a los niveles más bajos de carne procesada disminuía hasta un 20% la mortalidad por enfermedad cardiovascular.
Los investigadores señalan que existen varios mecanismos por los que la carne podría estar asociada con la mortalidad, caso de los componentes cancerígenos que se forman durante la preparación de la carne a altas temperaturas. Asimismo, la carne es también una importante fuente de grasa saturada, que se ha asociado con el cáncer de mama y colorrectal. Además, el bajo consumo de carne se ha asociado con una reducción de los factores de riesgo de la enfermedad cardíaca, incluyendo la presión sanguínea y los niveles de colesterol.

(Fuente: www.jano.es)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s